jueves, 24 de septiembre de 2009

Ubu y Honduras: un siglo de coincidencias


"Padre Ubu: (...) Pero creo rendir justicia a vuestros merecimientos y a vuestro elevado concepto del honor esperando que aceptéis de mi real mano -real, pues así os empeñáis en considerarla.- algunas distinciones. Entre otras ventajas ellas os ahorrarán disputas a la hora de asignar orden jerárquico de las plazas en las cadenas de presos detrás de nuestra excelsa barriga... Usted, venerable decano de nuestros forzados, antiguo ladrón de cepillos, será a partir de ahora el Tesorero Mayor de nuestras phinanzas. Y tú, lisiado de ambas piernas, a quien encarcelaron por falsificador y asesino, en este momento te acabas de convertir en Generalísimo. En cuanto a vos, hermano Tibege, que sois una cuenta más de ese rosario de hierro por libertinaje, latrocinio y demolición de viviendas, me viene a en gana nombraros Gran Limosnero. Usted, un vulgar envenenador es desde este instante mi médico de cebecera. Y en cuanto a los demás, ladrones, bandidos, arrancadores de cerebros, os hago, sin distinción, gallardos oficiales de nuestras fuerzas armierdas.

Todos: ¡VIVA EL REY! ¡VIVA EL PADRE UBU! ¡VIVA LA ESCLAVITUD! ¡VIVA POLONIA! ¡VIVAN LAS FUERZAS ARMIERDAS!"

-Ubu Encadenado (Alfred Jarry)

Nota: Cualquier parecido con el actual gobierno de facto u otro de siglos anteriores no es coincidencia.

No hay comentarios: